Año nuevo en Ao Nang, Krabi

Vas a pasar el fin de año en Tailandia y no sabes donde ir o que hacer? Lo primero que te recomendaran es la famosa Full moon party de Koh Phangan (que también se organiza el 31 de diciembre, haya luna llena o no) pero no os la recomiendo, estos festivales han degenerado demasiado y ya no son lo que eran.

Si lo que quieres es una verdadera fiesta playera, con música y rodeado de un ambiente inmejorable, la noche del 31 has de pasarla en la playa de Ao Nang.

Te pongo en situación: 31 de diciembre, cae la noche y con ella el cielo se llena de luz gracias a las linternas de papel que lanza la gente para celebrar el nuevo año. A su vez, el DJ empieza a hacer sonar la música y la gente se pone a bailar en la arena de la playa.


Tomamos algo y nos movimos con la música mientras los globos de papel van subiendo más y más y cuando están en el punto mas alto mezclándose con un cielo estrellado precioso empiezan los fuegos artificiales en el otro extremo de la playa para dar más color todavía si cabe al cielo de Ao Nang.


Os podría recomendar 1000 formas pasar la noche del 31 de diciembre, pero como esta vais a encontrar muy pocas. No lo dudéis, si tenéis oportunidad pasaros por las playas de Ao nang en Krabi y preguntad por la fiesta del "happy new year", así conocen por allí la noche vieja de los occidentales.

Anécdota de aquella gran noche: Si no la cuento reviento.

Estábamos alojados mi amigo Jose y yo en Krabi Town, a 18 kilómetros de la playa de Ao nang y no sabíamos como llegar a la fiesta, pero teníamos que ir como fuese.

Al lado de nuestra guesthouse había un pequeño hotel y conocimos a la recepcionista por culpa de un retraso en el vuelo (es otra larga historia). La chica muy amablemente accedió a llevarnos a los dos a la playa si la esperábamos a que plegase. Como no, le dijimos que no había problema.

Cuando salio y le preguntamos donde tenía aparcado el coche nos señalo una moto, una 49cc enana.
Nuestra cara era un poema: "¿Enserio nos ha entendido? ¿Quiere que vayamos los tres encima de ese juguete?".

Además la chica tenía bastante sobrepeso. Con esto no quiero ofender a nadie, pero en una moto de esas condiciones es un dato a tener en cuenta.

El viaje fue un espectáculo. Yo agarrado a la chica como una lapa para no salirme del sillín, mi amigo Jose literalmente con medio culo fuera de la moto, los pies que nos rozaban el asfalto en cada bache que cogíamos, etc.

Veinte minutos después llegamos a nuestro destino sanos y salvos. Le dimos las gracias a la chica, que fuera coñas se porto de 10. Se la jugo por ayudar a 2 desconocidos nada mas plegar de una larga jornada de trabajo. ¿Cuantos de nosotros haríamos lo mismo?

No se cuando pero repetiré seguro, pasé el mejor fin de año de mi vida.



Cualquier duda dejádmela en los comentarios ¡Un abrazo mochileros!


No hay comentarios:

Publicar un comentario